sábado, 22 de agosto de 2020

Macrauquenio, un antiguo habitante extinto del Rio Dulce.

Más conocido en el ámbito paleontológico como Macrauquenia (Macrauchenia sp) fue un raro y curioso habitante de las inmediaciones del Rio Dulce, próximo a Termas de Rio Hondo, del cual, conservamos gran parte de un maxilar en nuestra institución. 

Los primeros restos de la Macrauchenia fueron hallados por Charles Darwin en su histórico viaje a bordo del "Beagle" a comienzos de la década de 1830, y dados a conocer por el paleontólogo inglés Richard Owen en 1838. 

Su aspecto en vida es digno de una película de ciencia-ficción. Su nombre significa "cuello largo" y es otra especie del orden "Litopterna". Sus dimensiones eran semejantes al de los camellos actuales, pero los orificios nasales y una gran fosa elíptica señala la presencia de una trompa, algo más larga que la del tapir actual. 

Poseía largas patas y pies ungulados, provistos de tres dígitos. Es probable que no corriera con mucha velocidad, ya que las proporciones de las patas traseras estaban invertidas, como ocurren con los animales no corredores, por ejemplo, la jirafa. 

Su alimentación estaba basada en vegetales de zonas pantanosas donde pasaba la mayor parte de su tiempo, y del pastoreo. Algunos autores han formulado la hipótesis de que estos mamíferos estaban adaptados a una vida semiacuática.

domingo, 9 de agosto de 2020

Toxodontes en el Rio Dulce.

En el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Rio Hondo, se preservan numerosos restos fósiles atribuidos a un extraño notoungulado extinto llamado vulgarmente Toxodonte, cuyos fósiles tienen al menos unos 20 mil años antes del presente, fueron recuperados en las inmediaciones del Rio Dulce.
El Toxodon gracilis llego a medir unos 3 metros de largo y una masa estimada de una tonelada. El cráneo de este animal tiene un tamaño de 70 centímetros y sus mandíbulas provistas de incisivos de crecimiento continuo, cuyos esmaltes se representan en fajas longitudinales.
Se asemejaban a los actuales hipopótamos y rinocerontes, pero sin parentesco alguno, es otro ejemplo de evolución paralela o convergencia adaptativa, es decir, cuando dos especies totalmente aisladas comparten nichos ecológicos similares, desarrollando algunos rasgos morfológicos notablemente parecidos. Su hábitat estaba conformado por llanuras abiertas y frondosos pantanos, alimentándose principalmente de vegetales, los cuales, podían ser extraídos con sus mandíbulas en forma de "pala".

lunes, 20 de julio de 2020

Termas de Rio Hondo en el libro “Gigantes del NOA”.






Termas de Rio Hondo en el libro “Gigantes del NOA”, facilitado por el autor de esta sección,  Matías A. Armella, con la coautoría de Graciela Esteban y Sebastián Sabater. Te pasamos algunas capturas de pantalla.

sábado, 27 de junio de 2020

Un tigre dientes de sable en Termas de Rio Hondo.

El tigre dientes de sable fue uno de los grandes triunfos evolutivos de los mamíferos depredadores. Smilodon significa “dientes de sable”, característica que evidencia su acentuada especialización en la cacería de presas grandes, como el megaterio y el mastodonte, enormes mamíferos hoy desaparecidos. 
El Smilodon superaba el peso y tamaño que el león actual; sin embargo, sus proporciones corporales diferían de las de cualquier félido moderno. Las extremidades posteriores del Smilodon populator eran más cortas y robustas, su cuello proporcionalmente más largo, y el lomo más corto. La extraordinaria peligrosidad de este félido se debía al gran desarrollo de la parte anterior de su cuerpo y al tamaño asombroso de sus caninos superiores, que llegaban a sobresalir más de quince centímetros.

A diferencia de la mayoría de los félidos, tenía un rabo corto, como el lince o el gato montés actual. Todo su cuerpo tenía una estructura poderosa y los músculos de los hombros y del cuello estaban dispuestos de tal manera que su enorme cabeza podía lanzarse hacia abajo con gran fuerza.
Las mandíbulas se abrían formando un ángulo de más de 120 grados, permitiendo que el par de los inmensos dientes de sable que tenía en el maxilar superior se pudiera clavar en sus víctimas. Los dientes de sable eran ovales en sentido transversal, lo que aseguraba una mínima resistencia cuando se hundían en su presa. También estaban aserrados por el extremo posterior, permitiendo atravesar la carne de la víctima con mayor facilidad.
Así vivió desde hace un millón de años, hasta que la llegada del hombre y la desaparición de las grandes presas provocó a su vez la extinción del tigre dientes de sable hace apenas unos 8000 años.
Registro de carnívoros pleistocénicos en el Chaco santiagueño (Termas de Río Hondo, Santiago del Estero, Argentina) GAUDIOSO, PJ; VESOZZI, R; SOIBELZON, L.H.; GASPARINI G.M.; BARQUEZ, RM Congreso; IV Congreso Latinoamericano y VIII Congreso Boliviano de Mastozoología.; 2019

lunes, 15 de junio de 2020

Los fósiles de Termas de Rio Hondo.

En el Museo Municipal Rincón de atacama de Rio Hondo, se exhiben restos fósiles de los últimos 5 millones d años. Y te lo vamos a mostrar periódicamente.

domingo, 7 de junio de 2020

Macroeuphractus, un armadillo depredador de cinco millones de años.

Es un género de armadillos extintos desde el Mioceno tardío hasta el Plioceno tardío de Sudamérica. El género se caracteriza por su gran tamaño, ya que Macroeuphractus outesi es el armadillo no pampaterio o gliptodonte más grande descubierto, así como sus especializaciones para la dieta carnívora, único entre todos los xenarthros.

Como la mayoría de los armadillos, Macroeuphractus era fosorial, y probablemente podría desenterrar mamíferos pequeños y medianos, como roedores caviomorfos, pequeños notoungulados y argyrolagoidianos.

En Termas de Rio Hondo se han recuperado material fósil de esta especie, de unos 5 millones de años , que se encuentran exhibidos en el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Rio Hondo.


sábado, 30 de mayo de 2020

Hallazgo de roedores fosiles en Termas de Rio Hondo.

Estos animales se caracterizan por poseer un par de incisivos largos, curvos, cubiertos de esmalte en la parte anterior y de crecimiento continuo, tanto en el maxilar como en la mandíbula; ausencia de caninos y un largo diastema -espacio sin dientes- que separa los incisivos de los premolares y molares.
Hace millones de años, el océano Atlántico menos ancho que en nuestros tiempos, algunos roedores africanos ingresaron a Sudamérica a fines del Eoceno. No se sabe cuánto duró el largo viaje desde África, durante el cual no sólo los roedores iban colonizando las islas que se extendían hasta las proximidades de las costas sudamericanas, sino también algunos primates y hasta plantas.
En el Oligoceno tardío los roedores presentaban una notable diversificación, reconociéndose siete familias que representan a las cuatro superfamilias en que se divide a los caviomorfos, los roedores más característicos de América del Sur: Octodontoidea, Chinchilloidea, Erethizontoidea y Cavioidea.
Ya para fines del Plioceno y principios del Pleistoceno, convivían formas muy pequeñas del tamaño de una laucha, u otras inmensas del tamaño de un buey.
En Termas de Rio Hondo, se han registrado restos fósiles de un roedor de gran tamaño. El investigador Collantes en 1983, describió restos de un Protohydrochoerinae procedente del Plioceno (4 millones de años) de la zona del rio Dulce, mientras que en el Museo Municipal Rincón de Atacama se resguardan restos de un Lagostomus, procedente de un registro arqueológico.


sábado, 16 de mayo de 2020

Rio Hondo hace 20 mil años atras.

Así era el paisaje de Termas de Rio Hondo hace unos 20 mil años antes del presente, demostrado a partir de los restos óseos fosilizados recuperados en nuestra zona. Ilustración de Diego J. Barletta - Ilustración está en La Plata.